• Español
  • English
  • Português
  • TORRES DE OFICINAS QUE SE ADAPTAN A LOS NUEVOS PARADIGMAS MUNDIALES DE TRABAJO

    RAGHSA conversó con los arquitectos Álvarez, Bernabó y Sabatini del reconocido estudio Mario Roberto Álvarez y Asociados (MRAyA) acerca de las tendencias actuales en el diseño de edificios corporativos.


    Los desarrollos arquitectónicos corporativos responden a cambios drásticos en lo inherente a la comunicación de sus habitantes y los nuevos dispositivos con los que cuentan. Como ya es usual escuchar, Internet ha modificado la comunicación presencial por la virtual, tanto que hoy una corporación puede tomar decisiones desde su casa matriz a miles de kilómetros de distancia.
    La presencia virtual y el tiempo fractal han modificado las formas de trabajar, traducido en espacios menos estancos y aéreas de trabajo grupales. A su vez, los dispositivos inalámbricos y la conexión Wi-Fi han cambiado para siempre la concepción de que el área de trabajo es un escritorio fijo. “Un área recreativa interna o externa pueden -y en muchos casos son- aéreas de trabajo. Y este cambio de paradigma llegó al país para quedarse”, afirman sin dudar los arquitectos Álvarez, Bernabó y Sabatini del reconocido estudio Mario Roberto Álvarez y Asociados (MRAyA).
    Para acompañar esta corriente de forma concordante, respetando regulaciones y asegurando por fuera la innovación que fluirá por dentro, los profesionales aseguran que, al diseñar una torre de oficinas, se deben establecer tres prioridades: el código de planeamiento y sus restricciones, las necesidades del comitente y el entorno. “A partir de aquí, debemos tener la certeza de generar un edificio que va a funcionar y tener la visión y convicción de que lo importante y perdurable es aquello cuya finalidad para lo cual fue concebido transvase el efecto tiempo”, señalan los arquitectos.
    Es por esto que el estudio MRAyA trabaja bajo la premisa de que la flexibilidad, la calidad, la simpleza y la elegancia generan este objetivo de diseño que se ve reflejado en edificios como, por ejemplo, el Plaza San Martín. “Si bien fue concebido en la década de 1980, continúa vigente como si se hubiera construido hace unos pocos años, justamente por contar con las características mencionadas”, aseguran.
    No obstante, factores como el programa de necesidades en cuanto a lo funcional o la implantación pueden generar una nueva impronta. Un ejemplo es el edificio Madero Office, que, a partir de dos núcleos en los extremos del volumen edificable, se generaron dos verticalidades que, rematando en una gran viga, generaron un pórtico. “Esta simple pero fuerte idea creó un edificio de gran impronta y un icono de la ciudad: ‘La gran puerta de entrada a Buenos Aires’”, señalan orgullosos los arquitectos.
    De esta forma, el leitmotiv de los diseños más innovadores de Buenos Aires es una combinatoria de modernidad, esteticidad y sustentabilidad. “Este último punto no es menor, ya que el concepto de ‘edificio saludable’ interviene en el diseño del proyecto desde su inicio implantando bien la obra respecto al clima y el asoleamiento y colocando bien un núcleo para, por ejemplo, evitar fachadas de gran carga térmica. Esto generara ahorro energético desde el primer minuto”, detallan desde MRAyA.
    Con este objetivo en la mira, en la actualidad, muchos materiales están irrumpiendo en la industria como soluciones innovadoras. Los arquitectos Álvarez, Bernabó y Sabatini destacan los paneles de fachadas vidriadas fotovoltaicos, mejores hormigones, nuevas generaciones de ascensores que se desplazan en un mismo pasadizo (aunque el código de edificación todavía no se adapta a esta nueva tecnología en particular), nuevos artefactos de iluminación de muy bajo consumo y nuevos artefactos sanitarios y griferías.
    “Aun así, creemos que todavía no se han generado cambios drásticos desde la primera revolución industrial, ya que continuamos utilizando acero y hormigón…. Tal vez, en un futuro no muy lejano, la nanotecnología y la biotecnología generen cambios de paradigmas. Esas sí serán soluciones y cambios innovadores”, subrayan.
    Fuente: RAGHSA

    00