• Español
  • English
  • Português
  • Oficinas del siglo XXI: bienestar y productividad

    Iluminación natural, amplitud de las plantas, aire libre, espacios de entretenimiento: desde el diseño hasta los amenities son factores que determinan la calidad de un proyecto.
    Cada vez más, las empresas quieren instalarse en edificios que ofrezcan la mayor comodidad a sus empleados y les permitan un desarrollo personal y grupal, y así incentivar la productividad y la retención de talentos. Los espacios corporativos del siglo XXI se buscan saludables y que promuevan la creatividad.
    Según el Global Compact de las Naciones Unidas, trabajar en entornos saludables se ha convertido no sólo en una cuestión legal, sino también de ética, que incide en la retención de talento y en mayores índices de satisfacción con el trabajo. Es en este marco en el que se desarrolla Centro Empresarial Libertador, el proyecto más importante de Raghsa.
    El edificio se distribuye en 26 plantas libres de hasta 2900 m² con vistas panorámicas al río y a la ciudad. “Salas multiuso, áreas de descanso, cafetería-comedor, gimnasio y muchas veces guardería para niños son algunas cuestiones que no pueden faltar en una oficina moderna, según el arquitecto Hernán Bernabó, miembro del estudio Mario Roberto Álvarez y Asociados, parte del equipo que trabajó en el diseño.
    La búsqueda de la mayor eficiencia a la hora de pensar el proyecto que desembarcará en Núñez fue poder darle el máximo confort a la empresa que quisiera instalarse con la preferencia estética y práctica que desee. El objetivo es que sus ocupantes accedan a todas las “C”: confianza, calidad, comodidad, creatividad y colaboración. Esta última palabra es clave para entender la forma de trabajar en los nuevos espacios de oficinas. La colaboración implica trabajo grupal. Las plantas flexibles, los espacios al aire libre y los comedores promueven las relaciones interpersonales, que influyen en una mejor comunicación entre los empleados, desarrollándose una mejor dinámica de trabajo.

    COCINAS-COMEDORES
    Centro Empresarial contará con cada uno de estos espacios y también con un detalle importante para las cocinas y comedores: las campanas de extracción, necesarias para que las áreas de almuerzo y sociabilización estén libres de olores. Sin embargo, Bernabó, comenta que no todas las empresas eligen lo mismo a la hora de diseñar su espacio: “algunas prefieren tener cocina, comedor y cafetería y otras sólo tienen máquinas expendedoras de café y comidas”. Pero aclara que, en todos los casos, estos lugares están asociados con el descanso mental. También se ha considerado la posibilidad de instalar sectores de comida en dos patios internos de planta baja.
    Además, el arquitecto destaca que estos espacios promueven las relaciones interpersonales, mejoran el estado de ánimo de los trabajadores y contribuyen a una mayor productividad, es por eso que es importante que sean de calidad.
    Según el estudio “Fast Forward 2030: El futuro del trabajo y del espacio”, elaborado a nivel global por CBRE, el 85 por ciento de los encuestados considera que continuará diluyéndose la línea existente entre la vida profesional y la personal y reconoce el bienestar como un tema crítico para los lugares de trabajo en 2030. “Siempre miramos mercados desarrollados para traer iniciativas, como las normas LEED y la implementación de servicios que le podemos brindar a la gente que trabaja 9 o 10 horas en un edificio de oficinas. Por eso, en cada nuevo proyecto vamos incorporando metros cuadrados de amenities, para que los empleados tengan un gimnasio, un vestuario o terrazas verdes para aire más puro”, precisa Pablo Kiesel, gerente comercial de RAGHSA.

    LINK

    00