• Español
  • English
  • Português
  • LA CONCEPCIÓN DE UN EDIFICIO SALUDABLE


    Entrevistamos al estudio de arquitectura Mario Roberto y Álvarez y Asociados, sobre el proyecto de oficinas corporativo más importante del país, y que está dentro de los más importantes de Latinoamérica.
    En octubre del año pasado, se lanzó al mercado la máxima torre de oficinas de Argentina: Centro Empresarial Libertador, en el barrio de Núñez, sobre Avenida Del Libertador 7202, en la manzana comprendida por las calles Juana Azurduy, Arribeños y Manuela Pedraza.
    Se trata de una torre corporativa AAA con el diseño proyectual del estudio de Mario Roberto Álvarez y terminaciones de altos estándares de calidad. Materializa en su diseño y propuesta arquitectónica la promesa de un futuro más sustentable. Es el mayor desarrollo de RAGHSA con 100.000 m² de construcción y 26 amplias plantas libres de hasta 2.900 m² rentables con vistas panorámicas al río y a la ciudad, amenities y servicios como bicicleteros, drop off, auditorio, vestuarios para ciclistas, 854 cocheras distribuidas en 4 niveles y un monumental hall de entrada con triple altura. El valor de alquiler por m2 se estima en 33 USD.
    El fin de la obra está previsto para los últimos meses de 2019 y aspira obtener la certificación LEED Core & Shell nivel Gold emitida por el United States Green Building Council. Desarrollado también bajo las normativas de seguridad y prevención de incendios locales y NFPA (Asociación Nacional de Protección contra el Fuego) de Estados Unidos.
    Sobre su concepción e idea arquitectónica conversamos con MRA+A, el estudio de arquitectura a cargo del proyecto.
    ¿Cuál es la concepción arquitectónica detrás del proyecto Centro Empresarial Libertador?
    MRA+A: En una ubicación privilegiada en un nuevo polo de oficinas, el desafío consistió en implantar un importante cupo edificatorio, generando una importante plaza de acceso de uso público y una planta baja de triple altura de 12 metros con una gran transparencia, que permite a nivel peatonal recuperar visualmente la parcela, generando el mayor perímetro de planta con vistas al río.
    El volumen principal de la torre se articula en dos, el inferior expresando la altura de la Av. Del Libertador y por sobre este, encastrado con dirección sur y este, una fachada de paneles vidriados inclinados que generan un efecto de brillos y contrastes muy rico, efecto diamante.
    ¿Cuáles fueron los principales ejes rectores del proyecto?
    MRA+A: Hacemos especial foco en el concepto de “edificio saludable” que interviene en el diseño del proyecto desde su inicio, implantando correctamente la obra respecto al clima y el asoleamiento.
    ¿Cuál es el rasgo principal del edificio a nivel arquitectónico?
    MRA+A: Como premisas esenciales es la flexibilidad, la calidad, la simpleza y la elegancia. Estos pilares están potenciados a nivel urbano por la escala del emprendimiento. El conjunto posee más de 100 mil metros cuadrados construidos, pero insertados en la ciudad como una pieza faltante de un gran rompecabezas urbano.
    La torre se aleja de la línea municipal 52 metros para generar el efecto Seagram. El edificio libera una gran plaza a la ciudad y produce un círculo virtuoso que realza el proyecto. A su vez, en su desarrollo en altura, la torre se relaciona con su entorno a partir de un solo gesto formal: el desplazamiento del volumen superior justo a la altura del tejido/altura de Libertador.
    Si tuviera que resumir la idea arquitectónica expresada en una línea, ¿qué expresaría?
    MRA+A: Un proyecto de vanguardia que combina la modernidad, estética y sustentabilidad urbana.

    Sobre el Entorno
    ¿Cómo indagan las condiciones o rasgos del entorno en que se instalará el edificio?
    MRA+A: En conjunto con el desarrollista y asesores especialistas, se hace un prolijo relevamiento que detecta las características salientes del entorno. Se evalúan la accesibilidad peatonal y vehicular, características de los lotes linderos, presencia de servicios diarios en el área. En función de los mismos se incorporan al proyecto.
    ¿Qué atributos de la zona del Polo Libertador tuvieron en cuenta a la hora de pensar el diseño del edificio y sus accesos?
    MRA+A: El importante frente a Av. Del Libertador condicionó a que debíamos obtener las mejores visuales hacia el río para aprovechar la luz natural, además de lograr una circulación eficiente con respecto a sus accesos.
    El lote tiene contacto con las cuatro calles de la manzana y aprovechando esta condición. Tenemos sectorizadas salida y acceso vehicular: Manuela Pedraza y Juana Azurduy; acceso de abastecimiento y entrada peatonal secundaria: Arribeños; y acceso principal y plaza peatonal por Av. Del Libertador.

    Sobre la conciencia ecológica
    ¿El diseño del proyecto responde a normas sustentables? ¿Cuáles son los vitales desafíos que tuvieron presente en el proyecto?
    MRA+A: El sitio se encuentra en conexión directa con varios sistemas de transporte público. A su vez, las zonas aledañas presentan una variedad de servicios básicos lo que permite acceder a ellos sin necesidad de recurrir al uso del vehículo privado. Esto se suma a la presencia de sectores residenciales de densidad media y alta, lo que favorece la posibilidad de empleados de habitar en cercanía al trabajo.

    Con respecto al transporte, incluimos espacios para bicicleteros y vestuarios con duchas para promover el uso de las mismas y disminuir entre los usuarios el uso de vehículos privados. Con el mismo concepto, se plantea la incorporación de espacios preferenciales para vehículos eficientes para un 5% del parque automotor.
    ¿Qué tecnologías eficientes e innovadoras eligieron para el edificio? ¿Cuáles van hacer los beneficios o resultados esperados una vez instaladas?
    MRA+A: El proyecto encara además de la implementación de un programa de manejo de agua pluvial que reduzca la cantidad de agua de lluvia vertida al sistema de alcantarillado. Logrado por la incorporación de superficies verdes absorbentes en planta baja que aumenten la infiltración de agua de lluvia. Además, se incorpora un tanque de recolección de agua de lluvia que luego se utilizará para riego.

    El proyecto de iluminación exterior resuelve la disminución de la polución lumínica nocturna a través del uso de artefactos eficientes con ubicaciones controladas y sin emisión al cielo nocturno – asimismo, la iluminación interior se controlará para minimizarla en el horario nocturno.

    Para favorecer la sustentabilidad y eficiencia del edificio, se generará una guía para inquilinos que los oriente en el desarrollo de sus propios espacios.

    Volviendo al uso eficiente del agua, ya que es imprescindible reducir el consumo de agua potable, tanto para riego como para instalaciones sanitarias.

    Para el riego, el proyecto de paisajismo plantea vegetación nativa, utilizando especies de alta resistencia a la sequía y con muy bajos requerimientos hídricos, lo que implica que no se requerirán sistemas importantes de riego permanentes, salvo en algún caso puntual, ya que esta podrá crecer normalmente con el régimen de lluvias propio de la región. En caso de haber períodos de mucho asoleamiento o de sequía, se incorporarán canillas de servicio puntuales

    En base a las instalaciones sanitarias, el proyecto propone el uso de artefactos sanitarios eficientes, como ser, inodoros con doble descarga, griferías temporizadas y con restrictores de caudal, duchas de bajo consumo con aireadores, y mingitorios automáticos eficientes.

    ¿El concepto de eficiencia energética es clave para los edificios de esta magnitud?
    MRA+A: Priorizando el uso racional de la energía, la premisa básica es la de alcanzar un máximo nivel de eficiencia energética para el edificio y sus sistemas a través de la selección de vidrios exteriores, la incorporación de aislación térmica en muros y cubierta, la implementación de un sistema de acondicionamiento térmico altamente eficiente y de artefactos de luz de muy bajo consumo, entre otras estrategias. En interiores, se prefieren luminarias de un alto rendimiento en cuanto a su eficiencia y su posibilidad de control.

    Elegimos materiales adecuados de aislación térmica acompañados por un sistema eficiente de doble vidriado hermético con vidrios de alta prestación evitando puentes térmicos, lo que limita el ingreso de radiación solar y la transmitancia térmica a través de fachadas, permitiendo sin embargo una alta transmisión de luz visible.

    A través del sistema de manejo del edificio (BMS – building management system), se medirán y verificarán todos los consumos energéticos de manera desglosada, para asegurar el correcto funcionamiento de cada uno de los sistemas del edificio e implementar acciones correctivas de ser necesario. El sistema BMS tendrá la capacidad de ampliarse para tomar, en caso de interés por parte de los inquilinos, los consumos de cada oficina de manera desglosada.
    ¿En qué pilares de sustentabilidad se baso el diseño arquitectónico?
    MRA+A: Otro de los pilares importantes es la gestión eficiente de residuos. Proponemos un espacio central en planta baja para la recolección y el almacenamiento de residuos reciclables que permitirá la creación de un plan de reciclado durante la operación del edificio. En esta sala podrán separarse residuos tales como papel, cartón, vidrio, metal y plástico. Asimismo, se incorporarán sectores de separación en cada una de las plantas de oficinas.
    El edificio cumplirá con todas las normas obligatorias citadas por LEED, no solo en cuanto a eficiencia energética (ASHRAE 90.1-2007), sino también en relación a la calidad del aire interior (ASHRAE 62.1-2007) y las características de confort en cuanto a temperatura, humedad, velocidad del aire (ASHRAE 55-2004).

    Otra de las premisas que tuvimos en cuenta para configurar un “edificio saludable” es la calidad de aire interior. Una vez finalizada la obra, estará prohibido fumar dentro del edificio y a menos de 8 metros de cualquier ingreso de aire al mismo. Se designarán espacios para fumadores a mayor distancia.

    Además, se especificarán filtros de alta eficiencia en todas las tomas de aire exterior (MERV13), garantizando su filtrado, y se incorporarán felpudos en los ingresos al edificio (desde planta baja y subsuelos) para minimizar la entrada de contaminantes. A su vez, se incorporan a los sistemas de ventilación, medidores que registren los caudales de aire exterior y los niveles de CO2 en salas densamente ocupadas, y que accionen alarmas si los valores medidos difieren de aquellos aceptables según los parámetros de diseño.

    El proyecto y su diseño están pensados para proporcionar acceso a luz natural y visual hacia el exterior a la mayor cantidad de usuarios, garantizando de esta manera más confort. También, se añadirá un sistema de señalética educativa que permita, tanto a usuarios como a visitas, comprender las características LEED del edificio.

    00